Porque la vida debería ser

como es el jazz...

FAQ
Ahora estoy leyendo...
Mi humilde opinión...
El anillo del príncipe
Bjarne Reuter
Ajá... ¿Y?
Discretos milagros


Esto que voy a contar, aunque no tiene la menor importancia, bien puede verse, bajo cierta óptica, como un (se afloja el cuello de la camisa aquí), ejem… milagro. Discreto y personal y enormemente banal pero (mirada a los lados aquí), ejem… milagro al fin. Por eso lo cuento. Por eso y porque, ¿a quién que se diga lector no le gusta imaginar que forma parte de algo más grande que él mismo? Una historia imaginada, un cruce de miradas entre dos pasajeros que viajan en trenes distintos, el dibujo azaroso que forman los pliegues de una sábana… una referencia específica en un libro. Y es algo tan simple y tan trivial y tan sorprendente como esto: que el miércoles pasado, estando de vacaciones, cerré el libro que estaba leyendo justo al dar vuelta a la página 163, puse el separador y nos fuimos a ver a los clavadistas a La Quebrada. Hasta ahí, nada del otro mundo. Pero ayer ocurrió que retomé el libro y...

(La historia completa aquí.)



...hay que galofrar
 
 
Toño Malpica