Porque la vida debería ser

como es el jazz...

FAQ
Ahora estoy leyendo...
Mi humilde opinión...
El anillo del príncipe
Bjarne Reuter
Ajá... ¿Y?
Pala al hombro


Ayer mi calle se pobló de gente desconocida. Ida y vuelta hombres y mujeres con la misma aprensión en el rostro. Disímiles apariencias, idéntica prisa, todos yendo y viniendo. Mi hija y su amiguito, a quienes cuidaba yo en el patio, me preguntaron a dónde iba tanta gente. A ayudar, respondí. ¿A quienes? A los que se quedaron sin casa. A los que se quedaron sin alguien. Sin algo. Ayudar. El silencio de afuera se coló al interior de mi reja. En ese momento las mamás de ambos niños ayudaban también, llevando comida y aguantándose el llanto. Un poco como nosotros, pero más como yo, que soy adulto y entiendo; los niños, para mi fortuna...

(La historia completa aquí.)



...hay que galofrar
 
 
Toño Malpica