Porque la vida debería ser

como es el jazz...

FAQ
Ahora estoy leyendo...
Mi humilde opinión...
Casa desolada
Charles Dickens
Ajá... ¿Y?
20 Años en la LIJ


Del cariño y otros menesteres literarios

Naturalmente, cuando me empecé a hacer notar, también comenzaron a pedirme cosas. Que si una entrevista, que si un artículo, que si ser jurado, que si asistir a tal escuela (que merece entrada aparte), que si esto y que si aquello.
Y la verdad es que son tantas las ganas de un día vivir de la escritura, que agarraba todo lo que me aventaban. Víboras vivas y carbones encendidos también, como dicen por ahí.
Recuerdo, por ejemplo, cuando me quisieron incluir en las filas de los reseñistas de una revista. Había que leer un libro, reseñarlo, cobrar. Y eso fue lo que hice con el primero que me mandaron. Sólo que fui… umhh… tal vez demasiado honesto en mi reseña. Y aunque la publicaron, adivinen a quién no volvieron a llamar para una segunda participación.

(La historia completa aquí.)



...hay que galofrar
 
 
Toño Malpica